jueves, 15 de octubre de 2015

Muestra III, bosquejo del libro: ¿Decisionismo o evangelismo bíblico?



Fotografía: J.A. Torres Q.
Diseño portada: Allison Aleen Gajardo Barrales

ISBN   978-956-351-515-2
Victoria, Chile  2014

Agradecimientos

Restringido

Prefacio

Todo escrito  tiene como meta lograr su objetivo persuasivo  —al menos, los de esta índole— el que tiene en sus manos no escapa a ello, pues no sólo exhibe los argumentos claves, esto es, el histórico, el teológico, el hermenéutico y el exegético, sino que también los desarrolla concienzudamente para demostrar lo que esgrime. Ahora bien, ¿cómo podríamos finiquitar esto con sólo un par de declaraciones? Bajo el flanco cristiano existe sólo una manera, presentar la verdad bíblica en el asunto, esto bastaría, —eso sí— si todos asumiéramos las verdades bíblicas, no sólo como verdades teóricas,  sino en su aplicación práctica, esto es, por sobre las experiencias, el factor que habitualmente nubla la reflexión teológica. No obstante, el problema  puntual que a menudo se suscita en las disquisiciones del cristiano que ha vivido una decisión bajo los términos del decisionismo ­—la cual por lo general defiende, es que, precisamente  ha caído en las garras nefastas de una experiencia, situación que no discurre, justamente, por los ribetes constituyentes de una ella, a saber, sentimientos, sensación, conmoción, etc., aspectos que toda experiencia tiene, las cuales ahogan el criterio objetivo autoritativo  que todo hijo de Dios tiene, las Escrituras. Parámetro normativo en cuestiones de fe, estándar que sutilmente muchas veces abandonamos sin darnos cuenta. No debemos olvidar que hasta hace poco —incluso en iglesias bíblicas— erradamente cantábamos: «Y mi Dios es real, porque lo “siento” en mi ser».  ¿Cómo es esto? No negamos el valor de una experiencia, sin embargo, debemos convenir que son precisamente,  experiencias, las cuales  muchas veces oscurecen la realidad de los hechos tal y como son. Permítame explicárselos  de la siguiente manera.  En la atmósfera vivencial del cristianismo existe la “experiencia”, la “realidad” y la “verdad”, quién no entiende la diferencia, siempre tendrá problemas de sentimientos “cristianos”, de objetividad espiritual y finalmente, de teología. “Es que yo lo sentí…”; la mayoría de los que han superado esta empírica manera de sustentar sus convicciones, sabe que la experiencia no es sinónimo de la verdad. Paradójicamente en el plano evangelical  muchos hermanos caen  en la trampa subjetiva  de confundir la experiencia vivida con la realidad, y a su vez ésta, de la verdad, esto es, la doctrina bíblica. Dicen,  “…es que yo lo viví”; en efecto,  no alcanzan a vislumbrar que cuando señalan: “…es que yo hice la oración”, están tomando una experiencia subjetiva como rectora, para precisar y explicar su conversión, y aun muchos van más allá, aseverando que se convirtieron porque sinceramente hicieron una oración. ¿Cuál es el problema esencial de este tipo de silogismo honesto? El problema puntual en la mayoría de los casos, es que han disociado el criterio objetivo —la doctrina Escritural— de la experiencia decisional  y han supeditado la verdad del suceso, a la emocionalidad de una experiencia sincera, real y genuina, pero esencialmente, empírica-subjetiva. Teológicamente (la verdad)  nadie puede hacer una decisión o una oración, para cambiar su destino y pasar de un estado espiritual funesto, a la nueva vida de Dios, aunque por cierto, una decisión de fe es importante y no es en todos los casos errada, no obstante, el decisionismo —que es otra cosa— exhibe un problema antibíblico. ¿Cómo podemos explicar ésta cuestión entonces? En primer lugar, y —como hemos dicho— este libro no sólo da las razones históricas, sino que por sobre todo las bíblicas, de la inoperancia espiritual de una decisión humana para salvación bajo el marco de un entendimiento decisionista de ella. Estos argumentos son  no sólo pertinentes, sino que por sobre todo, bíblicos-objetivos, pues avanzan de la doctrina a la experiencia, y no, de la experiencia a la doctrina, el meollo de los conflictos especulativos que lleva a muchos a un semipelagianismo moderado, pero finalmente anti bíblico, esto es, “!No! Si Dios es el que salva, pero yo también debo tomar una decisión.” Por ello, si usted no ha resuelto —en primer lugar— la prioridad y el orden correcto que debe existir entre, la experiencia, la realidad y la verdad teológica, tendrá (siempre) dificultades para someter su intelecto a las verdades de la fe, las cuales nos explican lo que experimentamos, como lo es en este caso,  la enseñanza trascendental de todo este asunto, la “Regeneración”, la obra divina que precede a cualquier “decisión” humana, que es la explicación concreta, teológica y doctrinal de por qué alguien puede llegar a Cristo. Las evidencias históricas de las inconsistencias del decisionismo, como las claras evidencias del daño que ha hecho a la vida de la iglesia las podrá encontrar en este escrito, los argumentos bíblicos que esclarecen los diferentes ribetes de la salvación, y una correcta compresión de lo que en la esfera escritural, es una “decisión sana” por Cristo, su mensaje y su exigencia. Por ello, le invito cordialmente  a hacer este viaje leyendo con detención cada uno de los capítulos, en donde juntos podremos entender como Dios nos ha salvado y qué ocurrió realmente (realidad)  en nuestra conversión, pero principalmente,  como entonces deberíamos abordar la tarea de la evangelización, sin torcer el sentido original del mandato. 

J.A. Torres Q.
Victoria, 14-03-2015


Nota aclaratoria


Sin duda el tema que abordamos en este libro, es un tema sensible, polémico y difícil. Por ello queremos aclarar algunas cosas desde el principio. No pretendemos tener la última palabra en todo, no obstante cada expresión, cada argumento que esgrimimos está formulado y motivado por convicciones nacidas  de un examen riguroso de lo que la Palabra de Dios enseña, por lo que no hay declaración al boleo, sino, argumentos emitidos como partes de nuestras convicciones, sin duda, seguimos aprendiendo, aun somos alumnos. No obstante y,  sabiendo que en términos doctrinales muchos de nuestros lectores serán claramente representantes de posiciones teológicas diferentes a las de este autor, hemos resuelto bajar el tono polémico de algunas declaraciones que estuvieron en el manuscrito original, el propósito no es exponer nuestras ideas anatemizando a otros quienes son  también nuestros hermanos, sino más bien presentar argumentos serios y bíblicos, para un debate serio, maduro y especialmente necesario en el día de hoy, esto, en vista de los malos entendidos que se observan en el medio popular. No obstante, en cuanto a las diversas citas que usted encontrará en este escrito, —para el buen hilo de las ideas— serán expuestas tal cual aparecen en las diversas publicaciones que han hecho sus respectivos autores. Sin duda en algunas ocasiones, no dejaremos también, de expresar nuestras aprensiones, es parte de todo escrito, pero nuestro interés esencial, es presentar a los interesados en el tema, una herramienta importante, para el análisis de una de las doctrinas más  importantes de las Escrituras, el evangelio y su correspondiente derivación, el evangelismo. Por ello esperamos que la lectura de este libro sea un aporte para quienes han entendido la necesidad de la ortodoxia teología del evangelio, pero por sobre todo, la ortopraxis del mismo, quienes también —como nosotros— necesitamos ser redargüidos, con paciencia, la que a veces nos falta,  y fundamentalmente,  con doctrina, lo cual fue el pedido apostólico, aun, para nosotros. 


“…que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina”. (2 Tim.  4:2) RV60.


Pr.  J.A. Torres Q.


Prólogo

Por:  Lic. Manfred A. Bluthardt
Alemania, Marzo de 2015

                                                     BOSQUEJO     


                                                                                                                                             Pág.
I.     INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………...           15-27
II.    HISTORIA DEL DECISIONISMO………………………………………………...            28-51
A.   Precursores del decisionismo………………………………………………..         28-29
1.    El movimiento espiritualista……………………………………………...          30-32
2.    El movimiento pietista…………………………………………………….          33
B.   El declive del  calvinismo……………………………………………………..         34-35
C.   El reavivamiento del arminianismo………………………………………….          35-37
D.   El apogeo del decisionismo………………………………………………….         37-40
E.   La verdad de Charles Finney………………………………………………..           40-42
F.   La teología de Charles Finney……………………………………………….          42-47
G.   El fortalecimiento del decisionismo………………………………………….        48-51

III.   RESULTADOS DEL DECISIONISMO HOY……………………………………             52-83
A.   Una hermenéutica pragmática……………………………………………….          52-53
1.    El mal uso de Juan 1:12………………………………………………….           53-54
2.    El mal uso de Apocalipsis 3:20………………………………………….          54
3.    El mal uso de Romanos 10:9……………………………………………           54
B.   Un modelo ¿quieres recibir a Cristo?.......................................................          55-58
C.   Una falsa seguridad…………………………………………………………..           58-60
D.   Un evangelio homocéntrico…………………………………………………..         60-64
E.   La estandarización del  “cristiano carnal”…………………………………..         64-67
F.   Una coalición pragmática del evangelismo…………………………………       67-74
G.   Urgencia escatológica, neo-evangelicalismo………………………………        74-78
H.   Del neo-evangelismo a iglesias neo-evangelísticas……………………….       79-83

IV.  ¿POR QUÉ REVISAR NUESTRO CONCEPTO DEL  EVANGELIO?...........            84-92

A.   Porque es una doctrina cardinal de la fe……………………………………         84-86
B.   Porque conlleva advertencia de anatema…………………………………..         86-88
C.   Porque demanda una postura bíblico-ortodoxa……………………………        88-92

V.   EL LIBRE ALBEDRÍO, EL MEOLLO DEL DEBATE………………………….            93-204

A.   Sacramentos, metafísica neo-carismática  y  la oración del pecador…….93-110
B.   El libre albedrío, siete posiciones históricas………………………………..       110-111
C.   Olvido, información, manipulación, pecado…………………………………      111-117
D.   El libre albedrío y su desarrollo histórico……………………………………       118
1.    El libre albedrío y los filósofos griegos………………………………….       118-120
2.    El libre albedrío y los saduceos…………………………………………          120-121
3.    El libre albedrío en los padres de la iglesia…………………………….        121-130
4.    El libre albedrío, en la era medieval…………………………………….          130-134
5.    El libre albedrío en la escolástica……………………………………….          134-141
6.    El libre albedrío en la pre reforma………………………………………          141-144
7.    El libre albedrío en la reforma y las confesiones…………..        145-176
8.    El libre albedrío en Trento y la inquisición………………….        176-187
9.    El libre albedrío conflictos en la Iglesia Católica…………..        187-191
10.  El libre albedrío en la colonización………………………….         191-195
11.  El libre albedrío metodismo y  pentecostalismo…………
12.  El libre albedrío y el sectarismo del 1900…………………..          196-198
13.  El libre albedrío y el evangelicalismo moderno y popular...       198-204

VI.  EL LIBRE ALBEDRÍO SEGÚN LAS ESCRITURAS………………             205-234

A.   La cognición del hombre natural…………………………………         208-209
1.    1 Cor. 2:14……………………………………………….........             209-211
2.    Rom. 8:5……………………………………………………….             211-212
3.    Rom. 8:6-8……………………………………………………..             213-214
4.    Efe. 4:17-19……………………………………………………             215-216
5.    Rom. 3:11………………………………………………………            216-219
B.   La volición del hombre natural……………………………………         219-220 
1.   Gén. 6:5………………………………………………………..             220-221
2.   Gén. 8:20-21…………………………………………………..             222-223
3.   Efe. 2:1-3……………………………………………………….             223-225
C.   Los afectos  del hombre natural………………………………….          225
1.    Sal. 106:14…………………………………………………….              225-226
2.    Eze. 23:2-3…………………………………………………….              226-228
3.    Eze. 23:21a…………………………………………………….             228-229
4.    1 Ped. 4:1-6……………………………………………………             229-231
D.   La conciencia del hombre natural…………………………………
1.    1 Tim. 1:19…………………………………………………….
2.    1 Tim. 4:19……………………………………………………..
3.    Tit. 1:15……………………………………………………………
E.   Muerto en delitos y pecados: ¿cuál es la idea? ……………….         231-234

VII. ENTONCES, MUERTO;  ¿SÓLO SEPARACIÓN?........................             235-248

A.   Muerte espiritual, es esclavitud espiritual……………………….          240-244
B.   Muerte espiritual, es inhabilidad espiritual………………………         244
C.   Muerte espiritual, es amoralidad espiritual……………………...         245-248

VIII.          LA REGENERACIÓN Y EL ORDEN DE LA SALVACIÓN...             249-281

A.   La regeneración, una obra monergista………………………….          249-252
B.   El llamado externo e  interno del evangelio…………………….         252-255
C.   El llamado interno de Dios………………………………………..          255-263
D.   Jesús explica el nuevo nacimiento………………………………          263-264
1.    Primera verdad: Los hombres siguen muertos……………          264-265
2.    Segunda verdad: El hombre cree saber……………………           265-266
3.    Tercera verdad: El hombre debe saber…………………….           266-267
4.    Cuarta verdad: Es un nacimiento de arriba………………...          267-268
5.    Quinta verdad: Es una obra sobrenatural…………….........          269-271
6.    Sexta verdad: hay una biología espiritual………………….          272-273
7.    Séptima verdad: el Espíritu decide cuando……………………………         273
E.   Las evidencias del nuevo nacimiento según Juan…………………………       274-275
1.    γεννάω (gennáo) en 1 de Juan 3:9…………………………………….             275-276
2.    γεννάω (gennáo) en 1 de Juan 4:7-8…………………………………..            276
3.    γεννάω (gennáo) en 1 de Juan 5:1…………………………………….             277-279
4.    γεννάω (gennáo) en 1 de Juan 5:4…………………………………….             279-281

IX.  LA GRACIA Y EL INITIUM FIDEI ………………............................................             282-309

A.   La fe natural y la sobrenatural………………………………………………..          282-287 
B.   La fe sobrenatural, un don de Dios………………………………………….          287-290
1.    Como un despertar……………………………………………………….           290-294
2.    Como un nacimiento……………………………………………………...          294-297
3.    Como un lavamiento……………………………………………………...          297-300
C.   El requerimiento de Dios……………………………………………………...          300-309

X.   LA PREDESTINACIÓN Y LA SOBERANÍA DE DIOS………………………..             310-342

A.   Elegidos antes, según la presciencia de Dios……………………………...       311-314
B.   Amados antes,  según la dilección de Dios…………………………………       314-316 
C.   Destinados antes,  según la determinación de Dios……………………….       316-318 
D.   Llamados y salvados  antes,  según la determinación de Dios…………..      318-319 
1.    La elección, una determinación específica (Rom. 9:13-18)………….        319-322
2.    La elección, una prerrogativa de Dios (Rom. 9:19-21)……………….         322-323
3.    La elección, un privilegio inmerecido (Rom. 9:19-21)………………...       324-329
4.    La elección, un grupo electo conocido  (Jn. 6:17)…………………….       329-331
5.    La elección, un grupo elegido que creerá (Hec. 13:48)………………        331-334
E.   ¿Es Dios injusto?......................................................................................            334-336              
F.   La predestinación, ¿coarta  la evangelización?........................................        336-337 
G.   La predestinación, el test de genuinidad……………………………………        337-342

XI.  ¿CÓMO SABER QUE SOY SALVO?.............................................................            343-349

A.   Por un criterio ontológico subjetivo…………………………………………..       349-344    
B.   Por un criterio ontológico objetivo……………………………………………       344-346
C.   Por un criterio ontológico cupiditario………………………………………...       346-349
  
XII. RESTABLECIENDO LA HERMENÉUTICA…………………………………….            350-434

A.   El significado e implicancia de Juan. 1:12………………………………….         350-356 
B.   El significado e implicancia  de Apocalipsis 3:20………………………….        356-362 
C.   El significado e implicancia de Romanos 10:9…………………………….         362-364 
1.    Romanos 10:9 ante los judíos…………………………………………..          364-367 
2.    Romanos 10:9 ante el  κύριος (kúrios) romano……………………….          367-374 
3.    Romanos 10:9 frente al Imperio romano……………………………….         374-379
D.   La importancia del contexto prescriptivo doctrinal…………………………      379-382 
1.    Juan 3:36 en su contexto………………………………………………..           382-383
2.    Juan 6:47 en su contexto………………………………………………..           383-386 
3.    Juan 5:24 en su contexto………………………………………………..           386-387 
4.    Juan 6:40 en su contexto………………………………………………..           387-389
E.   La importancia del contexto prescrito teológico……………………………       389-391
F.   «“Y esto” (Efe. 2:8)» ¿salvación, o salvación y  fe?.................................          391-396
G.   Última objeción: “!Es que yo lo viví!”………………………………………..            396-405 
H.   ¿Existe un llamado bíblico a una decisión sin el ismo?...........................         405-411         
I.     “Cristianos carnales”, ¿un tercer tipo de hombre?...................................         411
1.    Origen de la teoría………………………………………………………..           411-415
2.    ¿Qué  es un cristiano carnal?............................................................            415-416
3.    La contribución de la “Grace Evangelical Society”……………………        416-420
4.    Aprensiones semánticas generales…………………………………….         420-421
5.    Aprensiones bíblicas generales…………………………………………         421-423
6.    Aprensiones exegéticas 1 Cor. 3:1-9…………………………………...         423-430
7.    Aprensiones hermenéuticas  en 1 y 2 de Corintios…………………...        430-434

XIII.PRINCIPIOS  BÍBLICOS  PARA  LA EVANGELIZACIÓN…………….      435-492

A.   El evangelio es una noticia, no un contrato…………………………………       435-442
B.   Las fronteras del evangelista…………………………………………………         442-444
C.   La dinámica de las tres “K”…………………………………………………...          444         
1.   El κη̂ρυξ (kérux): la identidad del mensajero…………………      444-446
2.   El κηρύσσω (kerússo):  la función del mensajero………………   446-447 
3.   El κήρυγμα  (kérugma): el contenido del  mensaje…………………            447-449 
D.   El principio del camino, los 10 mandamientos……………………………..       449-451
1.    Los 10 mandamientos  revelan  al  hombre sus pecados..................         451
2.    Los 10 mandamientos  cierran la boca de todo  hombre……………..       452
3.    Los 10 mandamientos  hacen al hombre responsable……………….        452-453
4.    Los 10 mandamientos  conducen al hombre a Cristo………………..         453-456
E.   El principio del terreno, habrán cuatro oyentes………………..................        456-461
1.    El primer oyente y su  naturaleza……………………………………….           461-464
2.    El segundo oyente y su  naturaleza…………………………………….          464-466
3.    El tercer oyente y su  naturaleza………………………………………..           466-468
4.    El cuarto oyente y su  naturaleza……………………………………….           468-469
F.   El cuarto oyente, el único fértil……………………………….......          ………… 469
1.   El corazón fértil, oye la Palabra…………………………………………           469-470
2.   El corazón fértil, recibe la Palabra………………………………………          470-471 
3.   El corazón fértil, entiende la Palabra……………………………………         471-474
4.   El corazón fértil, retiene la Palabra……………………………………..           474-475
a.    Porque  es una exigencia de la fe………………………………….          475-476
b.   Porque es una evidencia de la fe…………………………………..          476-477
c.    Porque es una convicción de la fe          …………………………………               477-478
d.   Porque es una demostración de la salvación……………………..        478-480
5.   El corazón fértil, da fruto por la Palabra………………………………..          480-482
6.   El corazón fértil, persevera en la Palabra………………………………         482-484
G.   El principio de la semilla………………………………………………………         484-485
1.    La semilla y el sembrador………………………………………………..           485-486
2.    La semilla y los días……………………………………………………..            486-487
3.    La semilla y lo sobrenatural……………………………………………...          487-488 
4.    La semilla y lo natural………………………………………...................           488
5.    La semilla y lo teológico………………………………………………….          488-489
6.    La semilla y su crecimiento………………………………………………          489         
7.    La semilla y su plenitud…………………………………………………..          489-490
8.    La semilla y su vocación…………………………………………………          490
9.    La semilla y su glorificación……………………………………………...         490-492 
H.   El principio de la recepción…………………………………………………...        492

XIV.         UN MANUAL BIBLICO PARA LA EVANGELIZACIÓN……………….            494-525

   A.       Predicamento evangelical necesario………………………………………..         494-495
   B.       ¿Existe un llamado en el NT a tomar una “decisión”?..............................         495-499
   C.       Esquema general, tres cuestiones importantes……………………………         499-500
   D.       La necesidad del pre-evangelio en el evangelio…………………………..        501-502
   E.       Los mandamientos antes de Finney (resumen)…………………………..          502-504
   F.       Los mandamientos según Pablo…………………………………………….          505-506
   G.       Esquema general del orden evangelístico………………………………….        506-507
   H.       ¿Cómo usar la ley, de los diez mandamientos?.......................................         507
     I.       Pauta elemental del uso de los diez mandamientos………………………         508-510
    J.       ¿Qué es el euangélion cristiano?..............................................................            510-511
   K.       ¿Cómo revelamos el euangélion cristiano?..............................................           511-518 
   L.       Como empezar, rompe hielos………………………………………………..          519-525

XV. CONCLUSIÓN……………………………………………………………………...           525-527
XVI.         APOYOS GRÁFICOS……………………………………………………..              528-529
XVII.        APENDICE: EL CUARTO MANDAMIENTO…………………………….            530-546

A.   Acusación adventista 1………………………………………………………..          531-533
B.   Acusación adventista 2………………………………………………………..          534-536
C.   Acusación adventista 3………………………………………………………..          536-537
D.   El sábado e  Israel……………………………………………………………..           537-539
E.   El sábado, la iglesia y hechos 15…………………………………………….         539-543
F.   Jesús y el primer día de la semana………………………………………….          543-544
G.   El reposo cristiano …………………………………………………………….         544-546

XVIII. BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………….            547-568

No hay comentarios:

Publicar un comentario